lunes, 16 de septiembre de 2013

El corazón manda. Tercetos encadenados



“EL CORAZÓN MANDA”
*
*
Siempre es el corazón el que me  manda
y me veo obligado a obedecer,
cuando de amor se trata, se desmanda.
*
Tal cuestión jamás pude yo entender,
no puedo batallar y lo deseo,
culpable es esta forma de querer
*
que en ti me tiene preso, soy tu reo,
un esclavo maniático hacedor
del dorado en tu piel que yo bronceo,
*
de versos, en tus ojos rimador,
de caminos que anhelan tus pisadas,
de tus labios malvado pecador.
*
Vagabundo en tus manos irisadas,
el tronco calcinado de tus llamas,
las ansias de un amor hoy enclaustradas.
*
Soy sangre que hierve pero no reclamas,
rojas venas que manan en tu fuente,
soy en tu pecho sordos pentagramas.
*
Música sin sonar lo suficiente,
una guitarra huérfana de cuerdas,
en tu río soy pues, mísero afluente.
*
Veleta que no quiere que te pierdas,
fallecida en la brisa de tu aliento
que espera un beso tuyo si te acuerdas.
*
Poeta que se muere en tu sarmiento,
poeta que sin tu alma es infecundo,
poeta de tus lágrimas sediento,
poeta que hoy te escribe moribundo .
*
*
Carles C. 16/IX/2013

1 comentario:

linna muñoz dijo...

Sí, el corazón manda
estoy de acuerdo contigo
pues también me ha poseído
esa locura del amor.